domingo, 22 de marzo de 2015

Por saber, que no sea por Jesus García-Ochoa


PORTADA JESUS GARCIA-OCHOA

Pero, amigo, aterriza. 2015: MMMDXVII año del reinado de la crisis. Por alguna extraña razón, muchos bares y locales ahora prefieren los grupos de 4 a los de 5. Y los de 3 a los de 4. Las grandes giras de 15 músicos y 90 fechas ya sólo se encuentran en las hemerotecas y las boyantes producciones de estudio se dejan caer con cuentagotas.


Hola amigos. Con unos días de retraso, pero aquí os traemos el segundo artículo de opinión de manos de nuestro más reciente colaborador, Jesús García-Ochoa.
"Por saber, que no sea" nos habla de la importancia de saber más cosas aparte de tocar la batería para sobrevivir en nuestro mundo actualmente. No quiero contar más por no destripar el fabuloso trabajo de redacción de Jesús. Sin más, aquí tenéis el artículo...


JESÚS GARCÍA-OCHOA



POR SABER, QUE NO SEA.
Saben aquel que diu… que un joven y ambicioso economista, con su Matrícula de Honor en la carrera y dos Másteres por la privada, se presenta a la entrevista de trabajo de una prestigiosa empresa:
- Excelente preparación, ¡le llamaremos! ¡Ah! Por cierto… ¿Tiene usted carnet de conducir, verdad? Deberá asistir a reuniones en nuestras distintas sedes y, con la crisis, hemos suprimido los chóferes.
- Pues… La verdad es que he pasado todo este tiempo muy metido en mi preparación y aún no he tenido tiempo de sacármelo.
- Ah… Pues… Buenos días, caballero. 
 ¿Te suena? Fijo que estás harto de que te cuenten situaciones parecidas. Pero, querido amigo batería, por mucho que a los músicos la gente nos ponga (y a veces también nosotros mismos, pobres e ilusos sectarios) en una realidad paralela a la vida real, lo cierto es que, justamente, en nuestro sector somos muy propensos a que esto nos pueda pasar.

 Tienes entre 18 y 28, y llevas años encerrado en tu caverna musical. Te pusiste como meta vivir de la batería y has estudiado a fondo para obtener tu mejor nivel. Has estudiado solo, también con muy buenos profes o incluso has viajado fuera para aprender más. ¡Y por fin lo has conseguido! Ya estás preparado para afrontar cualquier situación musical y resolverla de forma exitosa. ¡Eres grande tocando la batería!

Pero, amigo, aterriza. 2015: MMMDXVII año del reinado de la crisis. Por alguna extraña razón, muchos bares y locales ahora prefieren los grupos de 4 a los de 5. Y los de 3 a los de 4. Las grandes giras de 15 músicos y 90 fechas ya sólo se encuentran en las hemerotecas y las boyantes producciones de estudio se dejan caer con cuentagotas.

Y a su vez 2015: apogeo de la era digital. Necesitarías varias vidas para ver todo lo aprendible que existe en YouTube, incluso sólo aquello que realmente merece la pena ver. Mientras tú estudiabas batería, sólo en España varios cientos de tu misma edad lo hacían. Y, ojo, todos con las mismas herramientas y posibilidades. Que ya no estamos en los 90, cuando apenas unos pocos elegidos habían conseguido el Memorial a Buddy Rich en VHS. Tú eres bueno, pero tanto como muchos. Y si mejoras un poco estarás en otro grupo, pero también muy numeroso. Y además, cuando el hambre apremia, existen “músicos virtuales” que oye, cada vez dan mejor el paso y no se equivocan nunca.

 En resumen, como en el resto de “trabajos de verdad”: pocos puestos y mucha gente muy cualificada.

Por eso, mi humilde recomendación es que, sin dejar de lado la preparación específica que necesitas para ser un buen batería, abras tu campo de aprendizaje y diversifiques, empezando por círculos de saber cercanos a tu especialidad, para ir ampliando el radio todo lo que puedas: batería, alguno otro instrumento de percu, algún otro instrumento melódico o armónico, otros conocimientos teóricos musicales, microfonía, hardware y software musical, idiomas (un clásico para todos los trabajos), gestión de proyectos, community management…

A veces el saber sí ocupa lugar pero, tal y como están las cosas, merece la pena hacerle hueco. Nunca se sabe qué se va a requerir en determinada situación y, a veces, la diferencia entre un buen batería y un buen batería con conocimientos extra puede ser determinante. Obviamente, necesitarás carnet de conducir. Y si sabes marcarte una buena paella valenciana, punto a tu favor. Que las jornadas de ensayos pre-gira se hacen muy duras. Por saber, que no sea.

Como podéis ver, otro interesante artículo de Jesús García-Ochoa. Yo aquí ya lo he comentado más de una vez y es que en épocas como la nuestra, de crisis, suceden dos cosas: pot un lado, la extrema personlización y especialización de los trabajos y por otro lado, cada vez necesitas saber hacer más cosas ajenas a tu oficio en sí como bien ha dicho Jesús.

Espero veros por aquí y comentar estas letras. Seguro que tenéis mucho que opinar y que proponer. Entre todos podemos ir nombrando esos otros trabajos que nos van a ayudar a encontrar y mantener trabajo en lo nuestro. Un saludo y hasta la próxima!!


ingresa aquí tu email:

3 comentarios:

  1. A parte de un tema de trabajo, es un tema de inquietud. Como dice Jesús, centrate en la batería o en el instrumento que quieras pero conoce el resto de instrumentos con los que habitualmente trabajas. Muy buen artículo :D

    ResponderEliminar

Que te ha parecido esta entrada? Queremos saber tu opinión, gracias :)