lunes, 13 de mayo de 2013

LUDWIG Y SUPRAPHONIC

 El otro día estuve en el concierto de Billy Young, tributo a ACDC en El Vergel, Alicante y hablando con su bateria Toni Socias, salieron a colación las míticas Ludwig y su caja insignia, la Supraphonic y unos dáis después, también salió en otra conversación con Bernardo Yacono y se me ocurrió este reportaje...

Realmente si no hubiera existido Ludwig, la historia de la bateria tal y como la conocemos no sería igual. Desde los famosos pedales Speed King, pasando por sus maravillosas cajas, todos sus kits y sus más famosos endorsers, Buddy Rich, Ringo y Bonham, podemos afirmar que Los hermanos Ludwig pusieron los cimientos de la bateria actual. Quién no desea tener entre sus cajas una Supersensitive o un supraphonic? Quién no conoce el acabado Oyster Black de la bateria de Ringo Starr de los Beatles o el kit acrílico de John Bonham?


Lo que viene a continuación es la historia de los hermanos Theobald y William F. Ludwig, percusionistas de principio de siglo.  Toda la información ha sido extraida del fabuloso libro de Felipe Cucciardi, La Bateria Acústica, a quién en cuanto cuadremos agendas, le haremos un más que merecido reportaje. Felipe ha sabido recopilar y clasificar como nadie la historia de la bateria tal y como la conocemos actualmente y lo mejor, en nuestro idioma.




LA SAGA LUDWIG

Los fundadores de Ludwig & Ludwig son los hermanos Theobald y William F. Ludwig. Los primeros productos que fabricaron en 1911 fueron pedales de bombo y cjas metálicas, pero lo que les destacó de la competencia fue un mecanismo de bordonera fuerte y silencioso.

Al final de la I Guerra Mundial la empresa empieza a crecer gracias al auge de la música en vivo y a los regimientos de tambores militares. Hay que destacar que Bill Ludwig tuvo una participación muy activa como miembro de la NARD (National Asociation of Rudimental Drummers)

En los años del cine sonoro, época de la gran depresión, la compañia es vendida a Conn ltd. Insatisfecho
con el diseño y la fabricación después de la fusión, Bill decide irse y funda su siguiente compañia, WFL, siglas de su propio nombre. Mientras tanto Ludwig & Ludwig siguió produciendo bajo al dirección de Conn, quién no dejó a Bill usar su proio nombre.

En 1936, con 58 años y cien mil dólares, monta su nueva compañia, WFL. este nombre representará a la marca hasta 1955, año en el cual la familia puede recuperar el nombre Ludwig original.

Bil no pierde el tiempo y su primer producto es el pedal Twin Spring Speed King, precusor del famoso Speed King, que aún sigue fabricándose. a partir de ese momento, Bill Ludwig sigue escribiendo la historia de la bateria con productos como el mecanismo bordonero Twin Strainer o los aros de triple ángulo.

Durante la II Guerra Mundial subsisten gracias a la producción de los tambores Victorius. Después de la contienda, experimentan un ascenso imparable al fichar a Buddy Rich que permance en WFL hasta 1960.


A partir del 54, la familia recupera el nombre, aunque hasta los años 60 mantuvieron las marcas WFL y Ludwig & Ludwig y a partir de esa fecha sólo Ludwig.

Soplan buenos vientos para la familia Ludwig. Han recuperado el nombre, tiene a Buddy Rich como  máximo exponente y también a un joven Joe Morello. Vuelven a contactar con los distribuidores de Ludwig & Ludwig y la marca se vuelve a popularizar.

En Liverpool, un joven pasea por una calle y al ver una Ludwig Oyster Black, decide que tiene que ser suya. Habla con el distribuidor y le pide que ponga el logo de Ludwig en el parche delantero, así todos sabrían que era importada. ese chico era Ringo Starr.
Cuando compró esa bateria, no podia siquiera adivinar que se convertiría en la razón de tocar ese instrumento de millones de chicos.


Durante la época del fenómeno Beatle, la compañia producía durante tres turnos de trabajadores, seis días a la semana, 100 baterías de 4 elementos al día.

 Ludwig ha introducido muchos de los cambios que experimentó la bateria hasta llegar a nuestros días. Aún hoy tiene un peso más que específico como fabricante, tanto en el mundo de las baterias, como en el militar y el clásico. Es una de las pocas compañias que fabrica sus propios parches.

Podemos afirmar que fue el rock quién le dió el espaldarazo final a la marca. En los 60 y 70 baterias como Mitch Mitchell, Bonham o Ginger Baker fueron algunos de los maestros que usaron Ludwig. La utilización del arce y maderas nobles en su construcción hicieron de su capacidad de aguante una de las características que más buscaban los baterias de la época, ya que los micros no se usaron habitualmente hasta el final de la década y los kits sufrían auténticas "palizas" en cada concierto!!

A lo largo de su historia, Ludwig se ha distinguido por experimentar con acabados y terminaciones, tales como la Black Beauty, una bateria de latón chapada en níquel de los 20. Otro ejemplo es la serie Vistalite,  popularizada entre otros por John bonham o Karen Carpenter. También baterias de acero inoxidable, que el mismo Bonham usó durante sus últimos años o por supuesto las míticas Supraphonic, Super Sensitive, o cualquiera de las cajas Ludwig.


CAJAS LUDWIG

La Ludwig Supraphonic está considerada como un estándar entre los profesionales. Originalmente de latón cromado, más tarde se hace de una aleación de aluminio cromado. Muchos de los bateristas profesionales como Lionel Hampton , Hal Blaine , Joe Morello de The Dave Brubeck Quartet , John Bonham de Led Zeppelin , Alex Van Halen de Van Halen , Ian Paice de Deep Purple , Ginger Baker de Cream , Dino Danelli de The Rascals , John Densmore de The Doors , Mitch Mitchell de The Jimi Hendrix Experience , Mick Avory de The Kinks , Sandy Nelson , artista en solitario, Gary ChesterCarl Palmer de Emerson, Lake & Palmer y Steve Gadd , en todas sus grabaciones utiliza la ludwig supraphonic exclusivamente durante los años 1960 y 1970. Charlie Watts de los Rolling Stones también la usó antes de cambiar a la batería Gretsch y Bobby Elliott de The Hollies cambió de Premier a Ludwig cuando la probó.
  El filtro Super-Sensitive fue introducida en la década de 1960 y se monta en la misma carcasa de aluminio cromado. Fue popular por su sensibilidad hasta los 70. En los últimos años, algunos modelos de madera de la compañía han destacado  por los acabados de madera exótica suministrada por Steinway & Sons , la marca de pianos.


Hasta aquí he intentado acercar un poco más las Ludwig a todos vosotros porque unas cajas que se usan por tantos y tan buenos durante tantos años, tienen que tener magia. Humildemente, no soy un experto en material vintage y durante esta reseña me apoyado y mucho en textos de Felipe Cucciardi, Wikipedia y diversas páginas como: cajas Ludwig, Vintage Drum Forum, ElDrumblog. A todos ellos les agradezco su trabajo y a vosotros, que visitéis sus páginas.

Y si os ha gustado, compartid, porque es la única forma de crecer!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Que te ha parecido esta entrada? Queremos saber tu opinión, gracias :)