lunes, 18 de marzo de 2013

PDAL DRUMS

Hoy tenemos de nuevo por el blog a Angel Guirao. Ya sabéis, nos dejó una una entrevista a deber y esas cosas siempre nos las cobramos. En primer lugar, vamos a hacer un repaso por su web, por Pdal Drums y luego nos meteremos de lleno en la entrevista, si os parece bien.

Lo primero que percibimos al entrar en casa de Angel, porque es lo que parece, que te invita a su casa, es calidez y familiaridad. Las primeras palabras son toda una declaración de principios:
"PDAL Drums es una empresa pequeña. Realmente, no es ni siquiera una empresa, es más bien una idea. La idea de que cada uno puede tener su propia caja, su propio sonido. Una caja realmente artesanal, hecha a tu medida y totalmente única. PDAL Drums soy solo yo, y por suerte un montón de gente que me apoya: familia y amigos.
Me llamo Angel, me gusta la batería y la toco, desde que tengo uso de razón. Amo este instrumento, es mi pasión. Puedo decir sin exagerar, que tocar la batería me ha servido, no sólo de válvula de escape, sino que me ha salvado en más de una ocasión, y lo sigue haciendo, de más de una mala situación anímica. Siendo una persona que vive siempre en un mar de dudas, sin ni siquiera una opinión formada en cosas que la gente parece tener muy claras, creo que ésta es la única cosa realmente clara que he tenido siempre en esta vida: que quería tocar la bateria.
La primera vez que estuve delante de una… fue como si se me hubiera aparecido un ser divino delante mío. Todavía la veo delante de mí, enorme, mucho más alta que yo. Me acerqué a ella despacio y no me atrevía a rozarla, estaba deslumbrado.
Ahora todavía me quedo embobado, como cuando era niño, cada vez que veo una. Tienen una belleza que es difícil de explicar. Soy un estudioso de éste instrumento y un apasionado por conocer cada vez más cosas sobre él.
La sensación que tengo cuando estoy tocando con mi banda y siento como llevo el pulso de la música es única, indescriptible, pocas cosas me hacen sentir tan bien como eso."

Su pasión creció al mismo tiempo que reparaba viejas cajas y baterias y las devolvía a la vida, resucitando viejos "dinosaurios", aprendiendo en el proceso todo lo que hoy sabe. es más, según él, no deja de aprender con cada nuevo proyecto.
 Después de la sección Quiénes somos? , está la de FAQ'S (preguntas más frecuentes), os aconsejo que no os la perdáis porque es otra declaración de principios, de entender la filosofia de Angel rspecto a su pasión.

El resto de paginación trascurre de la siguiente forma:
  • Cajas Pdal Drums: dónde nos explica el proceso de construcción de sus cajas. También tiene estas subsecciones:
              * Galeria, Cascos, Acabados, Logo y badge, Endorsers, Discos y videos Pdal. Cada sección está de sobra explicada en el título, pero la última...es una joyita!! Es una recopilación de grabaciones y videos donde de una forma u otra, aparecen las cajas Pdal. Sin desperdicio, la verdad.
  • Escritos sobre cajas: Esta página sin ir más lejos, junto con los demás articulos que aparecen a su pie es la Biblia de la construcción en Staves. Artículos completos, muy bien articulados. Es la forma en que Angel abre toda su sapiencia a todo aquel que quiera embarcarse en la construcción de su propio stave, o simplemente, quiera saber pormenorizadamente, todo sobre el stave y segment .
  • Trucos y consejos: Aqui los truquillos del maestro!     
  • Links: Conjunto de enlaces de webs relacionadas con el mundo baterístico, entre ellas, mass bateria. Gracias Angel.
  • Lecturas de interés:  Su nombre lo dice todo y tampoco tiene desperdicio.
  • Y por último: Contacto, Agradecimientos y Mapa Web
Una web sencilla y funcional pero con un contenido increible!!




Y ahora, la entrevista:

Hola Angel. Por fin tenemos la oportunidad de hablar y de charlar. En primer lugar gracias por estar aquí y compartir con nosotros tus palabras, experiencias y conocimientos.
Muchas gracias a ti Borja, es un honor. Te felicito por tu web y tu dedicación, admiro mucho tu forma de plantear las cosas, tu ilusión y tu pasión por todo lo relacionado con la batería.  
 
-Tu pasión por la batería te viene de pequeño, pero ¿en qué momento decidiste que sería una de las cosas más importantes en tu vida?
No recuerdo el momento exacto, pero es desde el mismo instante en que tengo uso de razón. Una de las pocas cosas que siempre he tenido bien claras en esta vida es que quería tocar la batería, como fuera.
 
-En tu web comentas el placer que sientes por devolver a la vida esas cajas y baterías en el olvido. Crees que la gente también lo ve asi? Me refiero a esas personas que luego adquieren el producto una vez restaurado. Que cara ponen cuando alguien te lleva algo para restaurar y  ven el cambio grandísimo del antes y el después?
 Pues hay un poco de todo: desde el coleccionista de cajas que las tiene guardadas en una vitrina sin una mota de polvo y no las usa casi nunca, hasta el baterista que tiene una joya entre sus manos (o mejor dicho entre sus piernas) y después ves como la lleva sin ni siquiera una triste funda, ni le da el más mínimo cuidado o mantenimiento. Y es curioso, porque esto es totalmente independiente del nivel de profesionalidad y  técnica como músico. Como en casi en todo, pienso que lo ideal es un término medio, que es donde intento mantenerme, y sería algo así como intentar cuidar al máximo el instrumento sin llegar a la exageración e intentar darle un uso correcto, tocándolo con la mejor técnica y respeto posible. 

Y respecto a la cara que ponen los amigos cuando hago algún trabajo de arreglo o restauración, normalmente es de agrado, alegría y agradecimiento… en la última caja que he restaurado, una maravilla de Sonor de 1964 nada menos, recuerdo perfectamente la cara de su propietario cuando se la devolví otra vez reluciente -tengo que reconocer que con bien poco mérito para mí, pues sólo necesitaba una limpieza-, estaba muy contento e ilusionado y hablamos de la historia de ésa caja y sus posibles orígenes durante horas.  
 
-Con la mano en el corazón y no vale no contestar, cuales son para ti las tres mejores marcas de baterías “vintage”?
Te pido por favor que antes de responder me permitas extenderme un poco, y es que la palabra “vintage” me produce cierta alergia. Me gustaría hacerme entender bien con esto:  yo tengo muchísimo respeto por los instrumentos antiguos y por la historia que lleva detrás cada uno de ellos, pero ¿qué es “vintage”? , y ¿quién decide lo que es “vintage” o lo que no?... en mi opinión hay algo de márketing detrás de esto. Los instrumentos con muchos años a sus espaldas tienen un gran  encanto y sin duda algo muy único, pero por otra parte en cuestiones técnicas están más que superados por los modelos actuales.  Se ha creado a mi modo de ver un mercado que a veces -y digo sólo a veces- sobrevalora estos instrumentos… no obstante, como digo, cada uno de ellos es muy especial y entrañable.
Y dicho esto: en cajas “vintage”, "antiguas", "abuelas", o como queramos llamarlas... me gustan mucho Rogers, Sonor, y cómo no: Ludwig.
 
-Tu especialidad como artesano y especialista son las cajas staves. Hace unos meses hicimos una reseña sobre ese modo de construcción. Nos gustaría que nos dieras tu opinión y sobre todo que diferencias constructivas hay con respecto al laminado, sus ventajas e inconvenientes.
¡Cómo me gusta esta pregunta!. Pido disculpas porque aquí necesito explayarme un poco, ya que hay mucho que contar:  como muchos de los que me conocen ya saben, soy un auténtico fanático de los cascos por bloques… para mí, todo en estos cascos son ventajas. En esto reconozco que soy algo radical, pero por supuesto no tengo la verdad absoluta, la mía sólo es una opinión entre tantas. Pero hay hechos que están ahí y me gusta remarcar, por ejemplo: en un casco por bloques  sólo se usa el 0.01% de cola que se utilizaría para construir uno por capas o laminado de dimensiones parecidas.

 Las marcas explican que "sus" colas, de fórmulas únicas y secretas, “se integran en las fibras de la madera”, “vibran en conjunción con la madera”, otras dicen que “pegan las láminas en seco” (esta última es realmente buena)... pero como dice la canción de Twisted Sister: “We´re not gonna take it”. Cada marca se inventa su forma de vender un producto, que se fabrica así por ser la manera más económica de hacerlo. Los cascos por capas salen en largos tubos en máquinas automatizadas y luego van cortando según las medidas necesarias, se hacen “como churros” de forma industrializada… y ojo, no hay nada de malo en ello.

 Pero por el contrario, los cascos por bloques empiezan siendo un simple pedazo de tronco que un artesano selecciona, corta, encola y tornea en su taller, invirtiendo muchas horas en ello… y no puede hacerse de otra manera. Ante todo quiero dejar claro que un buen casco por capas o laminado también puede ser excelente en términos de sonido,  de hecho muchos lo son, repito: es cuestión de gustos. Sigamos: muchas marcas usan además maderas de “relleno” para las capas más internas del casco reservándose la madera de mayor calidad sólo para las capas externas (no siempre es así). Esto explica en parte porqué podemos encontrar actualmente baterías hechas enteramente de Arce o Abedul en gamas medias e incluso bajas. En un casco por bloques no pasa esto, porque lo que ves, es lo que hay: la madera en todo su esplendor, y esto se refleja en su aspecto y también en el sonido: mucho más natural, orgánico, enfocado y puro.

 Las cajas de casco por bloques además se afinan prácticamente solas. Un curioso argumento que he escuchado ya varias veces “en contra” (lo pongo entre comillas porque esto no es ninguna guerra) de los cascos por bloques, es su, dicen “exceso de armónicos”. Cuando oigo esto, de verdad que no paro de darle vueltas al asunto sin entenderlo… ¿pero qué armónicos?. Si los cascos por bloques tienen algún armónico, en todo caso siempre es muy agradable y natural… a diferencia de algunas -remarco: algunas- cajas de cascos por capas que he probado, incluso de gamas altas, con armónicos feos, incontrolables, difíciles de afinar y para las cuales se hacía necesario usar algún tipo de apagador. Repito que esto es únicamente una opinión personal basada sólo en mi experiencia, por favor, que nadie se moleste.

 Quién sabe, a lo mejor mañana pruebo una caja de casco por capas y la encuentro fantástica, yo sigo abierto a todo. Me estoy ya entusiasmando demasiado creo yo, podría seguir escribiendo sobre esto folios enteros, pero voy a dejarlo aquí, simplemente animando a que cada uno pruebe si tiene ocasión todo tipo de cajas y cascos y juzgue por sí mismo. Según mi propia experiencia, y la del 99% de los bateristas que han probado una caja de casco por bloques -ya sea de mi marca o de cualquier otra, da igual- han quedado sorprendidos, encantados y maravillados. Por eso me he propuesto dar a conocer este tipo de cajas siempre que pueda, y a cuanta más gente, mejor. Los bateristas de Barcelona y alrededores saben que las puertas de mi local está abiertas para que vengan a probar material sin ningún compromiso, lo único que les pido por ello es un intercambio de impresiones, así yo de esta forma aprendo mucho. Tengo por ejemplo un amigo baterista llamado Ramón que ha estado ya un par de veces y es un “Drum Dial humano”, hay que ver cómo afina las cajas, tiene un don natural para ello, y siempre que puedo “me aprovecho” de él… ;-)    
 
- Sabemos que los cascos staves actualmente los importas de Canadá. Cómo surgió esa colaboración?
Hace algunos años mi gran amigo, baterista, colaborador, consejero  y socio “en la sombra” de Pdal Drums, Marce González, con el que siempre estaré en deuda y sin el cual seguramente yo no estaría ahora escribiendo estas palabras, compró una caja de casco por bloques de arce a un constructor Canadiense, y me la hizo llegar. Por aquel entonces yo era coleccionista y tenía en mi local una veintena de cajas de todos los materiales, medidas y marcas: Yamaha, Pearl, Ludwig, etc.  Aquella caja me llamó mucho la atención, primero por supuesto al ver la forma en la que estaba construido su casco, y por su sencillez y naturalidad de aspecto. Todavía desprendía un agradable olor al aceite con el que había sido acabada. La monté en mi batería y todavía recuerdo como si fuera ayer estar tocándola y pensar que cómo era posible que aquella caja de aspecto tan sencillo sonara tan bien, tan limpia, fuera tan fácil de afinar, y sobre todo la sensación era de “¡por fin, una caja de madera que suena realmente a madera!”. 

Fue como una revelación. A partir de ahí me dediqué a investigar y estudiar a fondo los diferentes tipos de cascos, su construcción, etc, y además tuve la suerte de poder contactar con este constructor y baterista Canadiense, con el cual he trabado una buena amistad con el tiempo. El, como yo, no se dedica a esto profesionalmente… construye en sus ratos libres, sin presiones de ningún tipo, y le encanta experimentar con maderas, medidas, e incluso ahora está diseñando  y fabricando sus propios modelos de bellotas. Este hombre, Rick, tiene también una marca muy modesta de fabricación propia y con la que comercializa localmente cajas y algún kit, pero su primer objetivo es disfrutar, aprender y fabricarse sus propios “juguetes”. 

Lleva más de 40 años trabajando la madera, de hecho vive rodeado de ella… recuerdo que en una ocasión usó para hacerme unos cascos la madera de un Arce de más de 200 años que se desplomó debido a una fuerte tormenta justo al lado de su casa. Llegamos a un acuerdo simplemente de palabra, por el cual yo usaría aquí sus cascos para mis cajas de forma exclusiva. Yo ya había decidido entonces usar sólo cascos por bloques para mis cajas. 

Hay más fabricantes de estos cascos, de mucha calidad, en USA, Italia y Alemania, y a veces los he usado también, pero este artista de la madera los supera a todos en cuanto a selección de los materiales, mimo y detalle de su trabajo. En un 95%, los cascos por bloques de Pdal Drums proceden  de las manos de este experto artesano Canadiense. También me gustaría mencionar que aquí en nuestro país ya hay algunas personas a las que admiro mucho que están ya construyendo sus propios cascos por bloques, de momento mi favorito es Xavi de DMJ Drums, lo suyo sí que tiene mérito.
 
-Que maderas son tus preferidas?Y cual es la que más complicado te lo pone?
Realmente, ¡lo complicado es responder a este pregunta! ;-)
Y esto es porque tengo la sensación de que, cuantas más cajas pasan por mis manos, cuantas más maderas diferentes pruebo… menos sé. En las últimas que he construido tengo que echar mano de amigos bateristas para que las prueben por mí y luego me escriban sus opiniones para mi web, pues yo ya hace tiempo me quedé sin adjetivos para describirlas... es muy difícil explicar un sonido y una sensación con simples palabras. Como ejemplo, dos maderas de las últimas con las que estoy trabajando: Hickory y Pecan… estoy pasando verdaderos apuros para explicar mis impresiones sobre ellas. Palabras como “calidez”, "ataque", “sonido gordo”, “cuerpo”, “agudos”, “graves”, “medios”, etc, y no digamos ya “armónicos” -que es como un comodín que se usa para cualquier cosa, a veces positiva, a veces negativa- con el tiempo han perdido un poco de sentido para mí. Y realmente -y ahora viene cuando suelto mi frase, que es ya un clásico-: ¿quién es el guapo que puede distinguir, con los ojos vendados,  entre dos cajas de las mismas medidas, afinadas similar, mismos parches y bordonera, pero de diferentes maderas? … yo no me apostaría un testículo a ello, excepto si se tratara de maderas muy opuestas y radicales en cuanto a sonido, y ni aún así.

 Y la cosa se complica aún más cuando preguntas a constructores, bateristas y verdaderos entendidos, porque a veces sus impresiones son totalmente contrarias a la de uno… un buen ejemplo es la madera de Bubinga, he leído en varios sitios que suena “oscura y grave”, sin embargo, las cajas que han pasado por mis manos de ésta madera me han sonado bastante agudas, y es por esto que  a veces uno incluso duda de si se está hablando de la misma madera o no.  Una vez leí en alguna parte la siguiente frase, y es la única que podría afirmar ahora mismo con seguridad que es totalmente cierta, aunque parezca una simpleza: “una caja de madera suena a madera, una de metal, metálica”. 
 
En cuanto a mis maderas favoritas, esto es como los hijos: siempre es más guapo y más mono el pequeño, que ha sido el último en nacer… pues en este caso es lo mismo: la última madera con la que he trabajado siempre me parece la más fantástica. De todas formas, tengo que confesar que siento debilidad por el Cerezo: está en un perfecto punto justo de todo, tiene un sonido muy equilibrado, con carácter de madera exótica sin serlo, y un gran ataque y volumen, cualidades que aprecio mucho en una caja, aparte de su bonito aspecto. Como contrapartida, mencionaré la que menos me gusta: el Abedul, por sonar muy seca, si me apuras es una madera que la encuentro un poco sosa, tanto en términos de sonido como de aspecto. 
 
-En tus artículos, que por cierto son muy buenos, hablas largo y tendido de las características de las maderas y sus tratamientos. Ha sido complicado documentarte a hasta ese nivel?
¡Gracias!. Realmente: no, ya que es algo que cualquiera puede hacer, si se tiene tiempo e interés por el tema. Los medios están al alcance de todos: investigando por la red, o bien consultando multitud de libros que existen sobre el tema, aunque por desgracia de momento la mayoría sólo se encuentran en el idioma de Shakespeare y hay que comprarlos de importación.
 
-Realmente, hay grandes diferencias entre una madera y otra en un casco stave? Lo digo porque a  mayor espesor, menos vibra la madera y más importancia tiene el parche y sé que un casco stave debe tener un buen espesor para que aguante.
Esta es la pregunta más inteligente y bien parida que me han hecho jamás. Lo siento, pero no puedo evitar extenderme un poco con esto también: yo tengo mi opinión al respecto, pero también me he fijado en lo que piensan los verdaderos expertos, bateristas y constructores. Hay uno de ellos por ejemplo, un tanto radical,  que está convencido de que el 99% del sonido de un tambor viene determinado por los parches, pues son ellos los que vibran, y si acaso el casco actúa como una especie de “ecualizador”, pero en todo caso, algo muy leve. 

A todos nos viene a la mente diseños como el de Spacer Drums, que son unas baterías sin casco ninguno, sólo un armazón, y el más popular Roto-Tom de Remo, también sin casco, y ambos con buen sonido. Por otro lado se han vertido ríos de tinta y hay miles de discusiones en los foros de bateristas sobre temas como “¿qué suena mejor, el Arce o el Abedul?”, cuando muchos de nosotros, y yo el primero, somos incapaces de distinguir una caja de otra tocando a ciegas. Pero resumiendo, y basándome en mi propia experiencia, puedo decirte que sí: creo que se notan estas diferencias. A veces son muy sutiles y a veces son extremas. Pongo un ejemplo: una caja de bloques hecha de Wenge, Purpleheart o Fresno suena como un disparo: aguda, tono casi metálico, con mucho carácter y gran volumen, es algo muy “burro” y a veces hasta ensordecedor… por otro lado, maderas como la Caoba, el Sassafras o el Nogal, tienden a sonar mucho más graves, cálidas y orgánicas.

 En los términos medios encontramos los grandes clásicos (Arce, Abedul, Haya, Roble, Cerezo, etc…)  que es donde “la noche me confunde”, pues no encuentro diferencias exageradas entre ellas... pero aún así, cada una tiene algo que la hace especial. Del Cerezo ya he hablado antes, pero  ya que he mencionado el Roble, aprovecho para decir que es otra de mis favoritas pues tiene el sonido más “maderero” de todas, casi como si golpearas a un tronco, ¡me encanta!. Ampliando un poco más mi respuesta, quiero hacer notar que en los cascos por bloques de tipo “Segment”, porque su construcción de bloques entrecruzados lo permite, los cascos son bastante más finos que los “Stave” por lo que quizás en este tipo de cascos es en donde resaltan algo más estas diferencias.  
 
-Poniéndonos más técnicos aún, de que manera haces los bearing edges o bordes de tus cajas?
Totalmente customizados y a gusto del consumidor. Dependiendo de si se busca más calidez o más ataque, se cortan más redondeados o más afilados, en un ángulo o en otro, cada caso se estudia con calma. De todas formas, si no se le dice lo contrario, Rick tiene un corte particular que lo encuentro muy efectivo: es un doble 45 grados redondeado en la parte exterior -de manera que el parche asienta perfectamente-, y afilado en la interior, creo que es un perfecto punto medio entre calidez y ataque y que realza las cualidades sonoras de las maderas al máximo.
 
-Si alguien quisiera que le fabricaras una caja, que nivel de personalización te podría pedir? Se puede personalizar todo?
En cuanto a maderas, medidas, grosor del casco, elección entre varios modelos de herrajes, etc, pues sí. Es una lástima eso sí que ahora, y por el tema de la crisis, hay muchas menos maderas disponibles en el mercado, sobre todo las exóticas que están alcanzando ya precios prohibitivos… de todas formas los grandes clásicos como son Arce, Abedul, Roble, Cerezo, Nogal y Fresno todavía siguen ahí.  
 
- Sé que “redondita” es algo especial para ti según viene reseñado en tu web. Lo que te pido sé que es complicado, pero trata de explicar con palabras como suena tu batería. Hace unos años, cuando Intermusic se celebraba en Valencia, tuve la oportunidad de probar una bateria Bauer stave y fue una experiencia increíble!! Cómo sonaba, el cuerpo que tenia y el bombo era algo realmente espectacular.
Antes de nada me gustaría explicar una graciosa anécdota sobre el origen del nombre “Redondita”. Me encontraba yo en casa, visitando el foro de Batacas.com, y mi esposa se fijó en que hay personas que le ponen a su batería un nombre femenino. No le agradó mucho, y dijo: “pero, ¿a quién se le ocurre ponerle un nombre de mujer a su batería?…” .Pensé que yo nunca haría algo así, y se lo dije. Pero al cabo de unos días, cuando me dirigía yo al local de ensayo, ella, al despedirme, con cara algo pícara se acercó y me dijo con una sonrisa: “¿qué?... me dejas y te vas con la redondita, ¿eh?”… “¡hey!”, le dije yo, sorprendido, “¡le has puesto nombre!, ¡has sido tú, no yo!” y de esta forma, quedó oficialmente bautizada. 
 
Vamos con el sonido de La Redondita. Es algo difícil de explicar. Muchos bateristas han pasado ya por mi local para probarla, y he observado que a nadie deja indiferente… a algunos les gusta mucho ya de entrada y a otros no tanto, creo que hay que acostumbrarse a ella y a su sonido, ya que es un concepto muy distinto -sobre todo en toms- a las clásicas baterías construidas con cascos por capas.  Los toms suenan muy definidos, con bastante ataque y poca cola -la justa-, pero sobre todo tienen una nota súper limpia, parece que literalmente “cantan”. El bombo es atronador, con mucho ataque, como debe ser. Todo resulta muy fácil de afinar. Está hecha enteramente de madera de Sassafras, con una fina tira de Nogal entre los bloques, el bombo además tiene aros de refuerzo también de Nogal.  El Sassafras es una madera extremadamente resonante, y estas tiras de Nogal ayudan a que el sonido sea un poco más controlado. 

Actualmente La Redondita comparte local con una batería de una conocida marca japonesa, un modelo de gama alta de Roble. Con unos amigos bateristas estuvimos haciendo una comparativa de ambos bombos,  ya que son de las mismas medidas, y el de La Redondita salió triunfante, ¡y no lo digo sólo yo, sino todos los que allí estaban!.  
 
 -Supongo que los herrajes, bellotas y demás no los adquirirás aquí en España no?
No. Principalmente compro en distribuidores Europeos, Ingleses o Alemanes. Aunque tampoco hace falta irse tan lejos, pues en nuestro país tenemos a Bricobateras.com, en donde puedes conseguir buen material también. Antes compraba más a USA porque tienen mejores precios, pero ahora, por el tema del encarecimiento de las tasas de aduanas aquí en España, todo acaba siendo más caro al final y además tarda mucho en llegar.
 
-Cuáles son tus próximos proyectos?
Estoy proyectando -y de hecho ya está en marcha- hacer una caja de medidas 12x9 que sirva de caja principal. Después de haber experimentado con la Pdal 65 11, de 13x8, con buenos resultados, voy a probar con algo un poco más extremo y como digo mi intención es hacer una caja con estas medidas un tanto inusuales que se pueda usar perfectamente como principal. Para compensar un poco la extrema agudez de las 12 pulgadas, usaremos madera de Roble, que es muy resonante y de carácter grave, tenemos también esas 9 pulgadas que es bastante profundidad y le darán cuerpo al sonido. Creo que pondré un parche bordonero ultra sensible como el Evans Hazy 200 , y una bordonera  de ésas que vibran sólo con soplar, como una Puresound Custom, para que tenga una buena respuesta general. También desde hace tiempo me pica el gusanillo de probar materiales diferentes, como la fibra de Carbono o el Corian, de todos ellos hablo con más detalle en mi web (y perdón por la propaganda). Pero las cosas van despacio, muy despacio, cada proyecto es siempre a medio o largo plazo. 
 
-Qué baterista te gustaría que tocara una Pdal?
Me gustaría que todo quisqui pudiera probar una, me da igual si la compra o no, pienso que todos los bateristas deberíamos probar una buena caja de casco por bloques por lo menos una vez en nuestras vidas musicales, sea de la marca que sea. En cuanto a mi marca, decir que no hay nada que me haga más feliz que ver a los bateristas que tienen una Pdal cómo la usan en conciertos, grabaciones, etc, y están muy contentos con ella… esto me da una enorme satisfacción, muy difícil de explicar.

 A mí me da absolutamente lo mismo si el baterista tiene sólo 16 años y empieza con el instrumento, o bien es un experimentado profesional. Aunque en el fondo, y pecando de falta de modestia por mi parte, confieso que da un placer especial cuando personas de reconocida gran altura profesional y a las que admiro muchísimo, como pueden ser Jaume Ginard , Toño Márquez, Xavi Reija o Yoel Páez están usando cajas Pdal, ¡y encima están encantados con ellas!. 

Esto es un sueño hecho realidad para mí… como digo, la parte más agradable de todo este asunto. Aprovecho para explicar que Pdal Drums no es una marca que se pueda permitir el lujo de regalar cajas a nadie: famoso o desconocido, profesional o aficionado, cada baterista que tiene una es porque por voluntad propia se ha interesado, le ha gustado, y la ha pagado en su totalidad. Finalmente, tengo que confesar que a veces sueño con Neil Peart probando una de mis cajas… la toca un rato y a continuación me mira, al principio muy serio, después con una sonrisa, y me dice: “Fucking great!”.  
    
- Podríamos decir que una caja de las características de Pdal Drums tienen “alma”?
Realmente, por mi parte sería una falta de modestia total e incluso toda una fantasmada que yo dijera tal cosa. Pero si tenemos en cuenta que cualquier caja Pdal Drums ha sido preconcebida en base a largas conversaciones y cambios de impresiones con el baterista en cuestión, y ha nacido en el momento en el que un señor de Canadá, amante de la madera y de las baterías, invierte días enteros simplemente buscando y seleccionando la mejor madera disponible en densidad, aspecto y todas las variables posibles, y después el tiempo en su taller, a solas,  dando forma poco a poco a ese casco que una vez construído y en crudo tendrá que cruzar el charco hasta un segundo señor, que soy yo, y que lo espero ilusionado como un niño…  lo saco del paquete y lo toco, lo huelo, observo las vetas y los dibujos en la madera… para después empezar a darle capa tras capa de aceite de Tung, proceso que dura semanas. 

Muchas veces la madera exuda lentamente pequeñas gotas de aceite entre capa y capa, que hay que eliminar frotando, y no es raro que, en horas intempestivas como a las tres de la mañana, alguien de mi familia me encuentre en el cuarto en donde tengo los cascos en proceso de acabado puliendo las maderas… al principio les extrañaba un poco y me miraban raro, pero ya se han acostumbrado. Mientras disfruto de este proceso, conforme pasan los días observo como poco a poco la madera va adquiriendo un aspecto lustroso y brillante… se realza su belleza natural aún más,  y es cuando se decide qué tipo de herrajes ponerle, modelo y color, para destacar al máximo la nobleza de la madera e interferir lo mínimo en su sonido final. Una vez estoy satisfecho con el acabado hay que hacer las mediciones para perforar, con mucho cuidado… no puedes permitirte un error de tan sólo un milímetro.

 Llegado el momento de taladrar el casco, debo de ser yo tontito, porque me da cierto reparo, parece que le tenga que doler. Después, finalmente montando los herrajes, cosa que a veces hago muy lentamente para disfrutarlo al máximo. Es el momento más emocionante, porque la cosa empieza a tomar forma de verdad, ya empiezas a pensar en cómo tiene que sonar la caja, y cuando la llevo al local para estrenarla, comprobar su comportamiento y darle la afinación definitiva, es como si fuera el día de mi cumpleaños. El proceso completo de la creación de una caja es de un mínimo de tres o cuatro meses, normalmente más. No sé si a todo esto se le puede llamar "tener alma”, entonces… pero montones de tiempo, dedicación y cariño a raudales a cada una de estas cajas, que son como mis hijas, ¡eso no puede negarse!.

Este e suno mde los posts que más ilusión me ha hecho escribir porque Angel es realmente amigo mío. A lo largo de las semanas y de cruce de mails, puedo decir que ha nacido una muy buena amistad. También he de decir que Angel me ha facilitado muchísimo el trabajo porque realmente es un gran redactor y narrador.

Sé que el post es larguiiiiisimo, pero no podía cortarlo por ningún lado. Espero que lo disfrutéis tanto como yo al escribirlo y por supuesto, que lo compartáis!!
  



3 comentarios:

  1. gran baterista,gran artesano,gran persona y mejor amigo.

    ResponderEliminar
  2. Asi es Dito. Al igual que tu. Tengo una suerte barbara de haber conocido en tan poco tiempo a tanta gente tan maja!!

    ResponderEliminar
  3. Ángel como siempre irritante-mente humilde y un pozo de sabiduría tamborilera.
    Un gran Post

    ResponderEliminar

Que te ha parecido esta entrada? Queremos saber tu opinión, gracias :)