martes, 19 de febrero de 2013

ANGEL GUIRAO

Angel Guirao
Angel Guirao
Hola amigos. Hoy me encuentro en una gran tesitura y con una grandísima responsabilidad. Por fin nos ha llegado la biografia de, para mi, un gran amigo y eso que hace poco que nos conocemos. Alguien con gran corazón y una humanidad especial. Hablo de Angel Guirao, responsable de la prestigiosa marca Pdal Drums y no es que lo diga yo, incluso bateristas de allende los mares (Argentina) me han confesado no morirse sin tener una Pdal en sus manos.

Quién es Angel Guirao y qué es Pdal Drums? Me váis a permitir que cuente la historia de modo distinto a lo que estáis acostumbrados. Tenéis que saber que llevo "persiguiendo" a Angel desde hace unos tres meses que es cuando empecé en serio con este blog. En cuanto entré en la web de Pdal Drums y navegué entre sus páginas descubrí unas cuantas cosas. En primer lugar, no sé si sabéis que las web también tienen alma, la de su creador y lo primero que me vino a la mente fue la imagen de un artesano, de un baterista, de una gran persona enamorada con su pasión. El nivel de detalle de cada caja construida por Angel o en cada restauración hay un mimo especial hacia cada pieza, cada herraje e incluso diria en cada capa de aceite de tung, que es el que él usa para los acabados.

 Lo siguiente que descubrí es que es una persona tremendamente versada y sabedora de lo que hace. Todo lo ha estudiado para hacerlo de la mejor manera posible y con el menor impacto sobre los distintos elementos de la bateria o caja en cuestión. Además Angel es elegante. Sus cajas son señoriales y tengo que confesar que aún no he tenido el gusto de tocar una pero no veo el momento de hacerlo.

Y la tercera cosa que descubrí en Angel, que escribe estupendamente. Tiene unos articulos en su web que realmente envidio y no me da miedo admitirlo. Es bueno, muy bueno. Ninguna de sus palabras parecen forzadas, pero no sólo escritas, también tuve el placer de ver una entrevista que le hizo Xavi Reija y relamente es como parece en sus textos, una persona sencilla y muy enamorada de su pasión.

Tengo que confesar que el articulo que hice sobre los staves fue una excusa para poner algo de su trabajo a la vista en este blog.
Me váis a permitir que haga dos entradas al trabajo de Angel: lade hoy, más centrada en él y una segunda dónde hablaremos largo y tendido con él sobre Pdal Drums y más cuestiones.
Y ya sin más, os dejo con las palabras de mi amigo Angel Guirao:
En directo
En directo
¡Hola! Mi nombre es Angel Guirao y tengo el honor, aún sin ser digno de ello, de contar mi "historia musical" aquí en esta web amiga... no será larga. Aunque nunca he dejado de amar y tocar la batería desde pequeño, mi sueño no se ha cumplido del todo... me refiero a lo que muchos de nosotros deseamos: estar en un grupo de cierto éxito, realizar alguna gira -de ésas que llegas y un técnico ya te ha dejado la batería montada y a tu gusto-... en definitiva: vivir de la música. Aunque tampoco puedo quejarme, ahora verás porqué.
Lo primero que recuerdo es, ya de muy pequeño, estar en casa y en cuanto salía una orquesta por la tele y había un batería allí, yo perdía el mundo de vista y sólo tenía ojos para ese instrumento. Me quedaba boquiabierto y totalmente alucinado. Mis padres eran músicos de formación clásica, me enseñaron solfeo y algo de piano, pero yo sólo quería tocar la batería.
Con menos de catorce años conseguí montar un rudimentario "kit" a partir de dos tambores viejos de pasacalles, recuerdo que la "caja" tenía pintada la bandera Española y se afinaba con palomillas, el bombo no era más que un viejo timbal y compré un plato de tercera o cuarta mano abollado, con un soporte que le apañé a partir de un atril oxidado que encontré en un container. Con esto tocaba con algunos amigos de mi pueblo, mis primeros pinitos fueron grandes clásicos como algún tema de Santana, Los Kinks... pero lo mejor estaba por llegar: al cabo de unos pocos años el baterista de un grupo Punk -de cierto renombre por aquél entonces- sufrió una sobredosis y tuvo que ser hospitalizado.
Psicodelic drums
Psicodelic drums
Dejó su batería -nada menos que toda una Ludwig- en casa de un amigo común y éste me la ofreció para que se la "guardara", pues en su piso no cabía. No tardé ni dos minutos en convencer a mi madre para que con el coche, un Seat 600, la lleváramos a mi pueblo en donde podría tenerla montada en el garaje y practicar. Con ella y tocando sobre discos de Kiss o AC/DC fui aprendiendo poco a poco con ese kit (por cierto, del baterista Punk jamás se volvió a saber nada). Un día que no olvidaré fue cuando un amigo me dejó un LP de Rush, por aquel entonces yo pensaba que ya sabía tocar y al escuchar aquello no daba crédito... desde entonces Neil Peart ha sido uno de mis favoritos y un ejemplo a seguir, me motivó mucho, aunque pero primero tuve que superar la depresión que me produjo escucharle tocar de aquella forma tan diferente y espectacular. Creo que ese momento fue mi verdadero despertar como batería... como si me dieran un tortazo en la cara pero a la vez se me abrieron los ojos a nueva realidad de cómo se podía hacer sonar el instrumento.  
Nunca dejé de tocar con gente: grupos, orquestas... todo lo que podía. Mis padres me convencieron para que estudiara percusión clásica. Tampoco me desagradaba la idea, así que accedí al Conservatorio de Barcelona, en donde tuve magníficos profesores. Fue una etapa muy bonita aunque corta, y en la que aprendí mucho. Desafortunadamente la batería como tal no se empezaba a estudiar hasta tercer curso. De momento eso sí, desde el inicio se hacían muchos rudimentos de caja lo cual me fue muy bien. Un día mi profesor me preguntó si yo tocaba la batería en algún grupo, "¡sí!", le dije yo muy contento, y para mi sorpresa me explicó que si quería seguir con la percusión clásica tenía que renunciar a estar en una banda de Rock, pues de esa forma "sólo cogía malos hábitos tocando". No fue una elección difícil.

Seguí tocando en grupos y siendo autodidacta, excepto durante todo un año que tomé clases particulares con un profesor llamado Nacho, del cual aprendí mucho y fuimos además grandes amigos, hasta que un día me dijo que ya no podía enseñarme nada más. Estuve valorando entonces la posibilidad de apuntarme en el Aula de Jazz pero mi bolsillo no lo permitía, así que seguí aprendiendo como siempre, escuchando discos y más discos y tocando encima. Cada uno de ellos es un método de aprendizaje para mí, no hay disco del que no se pueda sacar algún provecho.

Como decía, no tengo un gran y prestigioso currículum musical puesto que no he tocado con grupos que hayan llegado a ser conocidos, pero sí he vivido grandes momentos e incluso un "¡casi, casi lo consigo!" con un grupo llamado Impulso Vital... con su base en el barrio de Roquetas de Barcelona, ensayábamos de forma obsesiva y hacíamos un estilo de Rock americano, entre Toto y Journey. Llegamos a tener mánager,  productora y esas cosas, y a tocar en salas importantes como Zeleste (ahora Razzmatazz). También fuimos teloneros de artistas como Los Ronaldos o Luz Casal. Con esta banda grabamos bastantes maquetas y directos, que aún conservo con mucho cariño. Desafortunadamente, ninguna discográfica se mostró interesada en publicar nuestra música... ¡el mundo no estaba preparado para nosotros! ;-) ...y el grupo terminó separándose. Después estuve en una formación de Rock Progresivo muy potente llamada "Seven", editamos un CD en directo grabado en la sala Salamandra de Barcelona, ¡fue tan intenso que cuando acabó el concierto me costó bastante reponerme! , fue un gran día y tener ese CD es un gran recuerdo que guardo como un tesoro. Más tarde grabaron otro CD en estudio, que por cierto ese sí es una obra maestra pues tiene nada menos que a Lucas Jiménez a la batería.

En una ocasión me propusieron unirme a un grupo de homenaje a Rush que daría un único y espectacular concierto en la sala Mephisto, entonces me encontraba ocupado con otro proyecto y dije que no, cosa de la que aún hoy me arrepiento, de todas formas finalmente participé como invitado y toqué con ellos el tema "Mission"... otro día para recordar.
La redondita, su querida bateria en staves
La redondita, su querida bateria en staves
El proyecto en el que me encontraba no era otro que el grupo "Ultimo Distrito", que empezó siendo una banda de Rock y derivó con el tiempo hacia un estilo Rock-Metal melódico, cambiando el nombre a Nöud. Diez años estuve con ellos, fueron unos años maravillosos musicalmente y en lo personal, nos hicimos grandes amigos y dimos innumerables conciertos. En cuanto a grabaciones llegamos a autoeditar cinco CD´s y el colofón fue el último de ellos, "Ausente", que fue hecho a lo grande, grabado en Barcelona y mezclado y masterizado en Argentina y Madrid, finalmente además editado por una discográfica local. Después de la edición de este disco dejé el grupo por motivos personales y musicales.

Ya sólo queda hablar de este último año y medio (escribo esto en Febrero del 2013). En este tiempo relativamente corto de mi vida musical he conocido a montones de bandas y músicos, yo diría que está siendo el periodo más fructífero e intenso de todos, pues me encuentro a la búsqueda de lo que sería mi grupo ideal, cosa que, sinceramente... no pensé que me llevaría tanto tiempo. He estado en algunas bandas de las que guardo muy buen recuerdo pero que al final no pudo ser, como "T.R.U.E.", "Hotfeel Blues Destruction", “The Crayonz”, "Ladynitro",  "Isacc & Sacrificados"... he hecho audiciones para grupos potentes, de alto nivel como "The Cannibal Queen" o "Schizophrenic Spacers". Sólo el haber ensayado con ellos un par de veces ya es todo un honor y me ha enseñado que a veces es mejor no morder lo que uno no puede masticar. A fecha de hoy sigo  en mi búsqueda, respondiendo anuncios y presentándome a pruebas...  no me rindo, y espero poder actualizar estas líneas pronto anunciando que ya tengo una banda estable.

Todavía hoy tengo la misma ilusión, como de niño... y es por esto que puedo decir que no sólo no puedo quejarme, sino que soy muy, muy afortunado por todo lo que la batería y la música en general me ha aportado, y bueno, porqué no decirlo... ¡todavía sigo estando en bastante buena forma para darle unos palos a mi querida batería! (por cierto, de nombre "La Redondita")... así que la historia aún no ha terminado. Un abrazo y gracias por leer esto.      
 
Angel Guirao.


 Como podreis imaginar, para mi es un honor el poder contar en mass bateria con Angel Guirao, todo un artista como artesano, como bateria y como persona. El que un bateria no haya grabado o actuado con grandes formaciones no significa nada, en mi caso es algo parecido y yo no tengo sus manos para moldear de esa forma la madera.
Un poco más arriba tenéis la dirección de su web. No dejéis de visitarla. Si alguna vez habéis soñado con tener al menos una caja con alma y totalmente exclusiva no podéis pasar de largo esta magnifica oportunidad; Angel Guirao, alma de artista por los cuatro costados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Que te ha parecido esta entrada? Queremos saber tu opinión, gracias :)